14 comentarios

EL ATRACO (III)

Las chicas empujando los carros como posesas pierden paquetes de compresas en la carrera, los guardias intentando alcanzarlas antes de que lleguen a la puerta exterior corren cuanto pueden. Uno de ellos avisa por el walki de que desconecten la apertura automática de la puerta principal.

Los dos primeros carros derrapan para girar hacia la puerta. Se abren las puertas automáticas al detectar la presencia de las chicas.

La furgo derrapa frente a la puerta principal con la puerta lateral abierta. Las puertas automáticas se cierran súbitamente, pero los carros las bloquean.

La voz de la chica que va más retrasada lanza un ¿¿¡¡QUÉ!!?? y luego derrapa frenando con las suelas de sus deportivas.

Un niño con chupete en la boca se ha parado frente a su carro.
La chica le mira un instante con ternura. Su mirada se levanta un poco y ve a las otras dos chicas detrás del niño, junto a la puerta, estupefactas sin moverse mirando al nene. La Miran a ella. De pronto, al mirar detrás de ella, ven a los guardias que se acercan por detrás y se quedan con cara de no saber que hacer. La chica frente al niño les grita que corran. Se gira para ver a los guardias. Se vuelve para mirar al nene que no comprende nada. Detrás del nene se ve a las chicas saltando por encima de los carros y las compresas y echándolas en la furgo. Baja la mirada y guiña un ojo al nene. Levanta la cabeza, se hiergue y mira al frente con cara de mala.

El carro gira 180 grados, para enfrentarse a los guardias que paran en seco.
Como en un duelo ponen cara de malos. Ella también. La zarpa materna saca al niño con chupete de escena, la gente se aparta, una madre asustada empuja un carro de bebé para alejarse a toda prisa, de repente todo está muy quieto, silencioso. Cae un paquete de compresas a cámara lenta y provoca un estruendo como un disparo y nuestra chica comienza la carrera hacia los guardias que también corren hacia ella. La chica sigue corriendo con zancadas grandes, los pies de los guardias ganan velocidad, cierra los ojos y la carrera parece interminable, la chica abre un ojo y en ese momento: -POOOM!- oscuridad y un pitido agudo.
La chica despierta sacudiendo la cabeza sentada dentro del carro, encima de las compresas. Todo está borroso, la gente la mira estupefacta.

En un cuartucho mal iluminado por el haz de los monitores de vigilancia un guardia intenta poner una lámpara de interrogatorio sobre la mesa donde apoya nuestra chica los codos, pero el cable de corriente no llega y se desconecta justo cuando apoya la lámapara sobre la mesa. El compañero enciende la luz normal de la habitación y sonríe burlón.

Entra la jefa de seguridad enérgicamente, los otros dos se apartan, uno de ellos esconde unas revistas. La jefa mira a la chica de arriba abajo y sin esperar un instante pregunta en voz alta y potente: ¿Por qué robáis compresas?
La chica mira a la jefa de seguridad desde abajo, y acongojada traga saliva y piensa.

(continuará...)

8 comentarios

EL ATRACO (II)

...Antes de deshacer el corrillo las cuatro chicas juntan sus teléfonos móviles y se dan unos minutos de margen.

El chico esperando en la furgoneta es importunado por una vieja en un coche pequeño y rojo brillante que quiere aparcar a su lado y que pide, muy simpática e irracional, que se aparte. El chico dice que no con la cabeza pero la mujer insiste. Se niega tozudo y le indica con un gesto que hay más sitio. La mujer hace intención de bajar del coche, el móvil del chico suena, el chico intenta cogerlo y se le cae, se pone muy nervioso, hace un esfuerzo para calmarse y se repone inspirando y expirando exageradamente.

Una de las chicas lleva su carro a una zona de cosmética y similares. Sus ojos vigilantes miran a una y otra parte mientras lleva una actividad frenética metiendo algo en el carro. Una mujer se cruza con ella, mira al interior del carro y la mira a ella asustada. Al fondo del pasillo otra de las chicas espera a que ésta termine.

Los vigilantes de las cámaras miran una foto de una tía en bolas en una revista, uno comenta a otro que no puede creer que a alguien no le guste, y el otro comenta que tiene un primo gay.
-Joder! Que suerte tienes tío. Yo no he conocido nunca a ninguno, o sea que no me acabo de creer que existan de verdad. A ver si te lo traes y consigo comprenderle.
–Yo creo que después de hablar contigo se volvería normal.
-¿No es normal?
En ese momento suena una alarma interna.

El chico en la furgoneta deja de inspirar tipo kung-fu súbitamente y acciona la llave que arranca el motor, mira hacia atrás y alarga el brazo, abre la puerta lateral trasera y acelera chillando ruedas, la viejecita le da las gracias.

Las chicas han dejado la estantería vacía. Una de ellas al no conseguir llenar el carro ha pedido a un reponedor muy jovencito que le sacara compresas.

Cuando las cuatro se acercan a las cajas con los carros rebosantes de compresas de todas las marcas la música que surge del hilo musical es "You Know I'm No Good" de Amy Winehouse. Una a una se acercan a las cajeras que, como hechizadas, no pueden apartar sus ojos de esas montañas de compresas que se zarandean dentro de cada carrito de la compra.
Cruzan una mirada en busca de complicidad con las chicas uniformadas que parecer tardar una eternidad en llegar y salen sin pagar los paquetes de compresas. Una de nuestras chicas mientras empuja el carro saca el teléfono, pulsa dos veces la tecla de llamada, y lo guarda.

La alarma interna suena de fondo. Dos guardias de seguridad se acercan hacia ellas desde el fondo del pasillo.

Las chicas se miran, aprietan sus manos a la barra del carrito, miran atrás, tensión en los brazos, empujón, chirrido de ruedas y comienza la carrera.

Los guardias corren agarrándose las porras.

(Contiuará...)

3 comentarios

EL ATRACO (I)

En el parking de un hipermercado cuatro chicas demasiado jóvenes y un chico (una de ellas con un pasamontañas puesto) discuten si entran por una puerta o por otra, luego sobre si entran con los pasamontañas puestos o si se los ponen dentro, o si no hacen falta porque hay que dar la cara. Discuten finalmente sobre si habría que premeditarlo más o si debe ser algo espontáneo.

Las cuatro chicas avanzan con pasos seguros y firmes hacia la puerta del hipermercado, una se abrocha la chaqueta, otra se ajusta el cinturon, las otras dos se miran a los ojos compartiendo tensión y agallas. Sus caderas se mueven al compás, las cuatro avanzan decididas hacia la puerta principal.
Antes de cruzar la puerta una de ellas les corta el paso a las demás, su expresión aclara que se le ha ocurrido algo.

El chico está nervioso con la furgoneta en marcha, pendiente del móvil.

Dentro del hipermercado las chicas avanzan ahora arrastrando un carrito de la compra cada una por el pasillo principal búscando la entrada, los chicos en las cajas les miran andar con paso firme, con las barbillas levantadas, se sienten peligrosas e imponentes, ellas les echan miradas amenazadoras, les hacen un guiño o les ignoran.

El guardia de seguridad habla con una azafata en el punto de acceso y ni las ve entrar. Las chicas cruzan la barrera de apertura automática que separa el pasillo principal exterior del interior del hipermercado. Al adentrarse un poco se detienen para hacer corrillo.

"Pasando de las cajas rápidas. Vale? Cojed todas las que podáis."

(continuará...)

9 comentarios

¿QUIENES SON ESOS ZULUES?

Re:

...y todos vosotros, que estáis en vuestras casas las tardes de domingo tomando algo caliente enfrente de la tele, moriréis igualmente. Vuestro delito será la indiferencia, será la arrogancia de una cobardía cebada y consentida, será estar en el bando del capitalista sin acercarse a morderle.
Tú saldrás a la calle a entregarte porque lo comprendes, porque eres de izquierdas, porque nunca has estado de acuerdo, y allí colocaran tu cabeza con la demás y entregaran tu cuerpo a los cerdos. Y tu pregunta será la misma: ¿Quienes son esos Zulues?


ver el video: http://mataralcapitalismo.blogspot.com/2008/10/la-invasion-de-la-justicia.html

1 comentarios

LA TELE

Ayer Titín me envió una ilustración con referencia a mis comentarios sobre el telediario.

Es el regidor/redactor, me dije, los demás son artistas o minusvalidos, o las dos cosas, pues sólo ven a través de las cámaras. Están impedidos para ver la realidad como parte de ellos mismos. Pero el regidor que detiene a los voluntarios que pretenden socorrer a la niña... eso no tiene nombre. Son gente sin alma, miserables sin escrúpulos, mercenarios capaces de vender a su madre. Son la peor calaña que existe. Peores que los vendedores de armas, peores que los terroristas, peores que los psicopatas y los maltratadores. Son genocidas indiscriminados. No estan enfermos, no estan ciegos, no son tontos, pero no quieren a su projimo. No valoran la integridad, no respetan la vida, no les importa nada cinco pasos más alla de si mismos. Los regidores/redactores ensucian el mundo elaborando agendas de frikis, piden al público que aplauda, sonría o se sorprenda, controlan el pulso de un programa, y están en todas partes, en todos los programas. Hacen el trabajo más sucio, y no dan la cara ni se preguntan por qué. Creen que trabajan en la tele, pero trabajan en el infierno. La tele no es eso. Están tan solos, tan solos, que me cuesta decir que me dan asco. Diré, pues, que me dan asco y pena. Y ganas de destrozarles la cabeza con una cámara y meterles la carpetita por el culo. A ver si despiertan. Imbéciles.


nota: desconozco el autor de la ilustración. Trataré de averiguarlo estos días.

0 comentarios

Punt Roig


Nova web de l'associacio´ Punt Roig, on hi ha info sobre activitats cursos i coses varies sobre l'audiovisual i su mundillo. Encara no funciona al 100% pero quasi.

www.puntroig.org


1 comentarios

Tu puta crisis

España es un país de catetos cobardes como yo. Desde hace tiempo se mascaba -porque huele y porque tontos del todo no somos- la tragedia. Dicen que a la gente le va a faltar el dinero para vivir. Dicen que ya, que cuando queramos, que a partir de ahora si quiere ud. señora, que cunda el pánico, se suelta y ale, a disfrutar de la sensación de pánico como de la caída libre. Todavía no se ha dejado caer nadie aquí cerca de casa, estan todos esperando a ver quién es el primero, para sumarse.

A mi me da que voy a ser yo, porque soy el único que no se preocupa de nada. Cuando me fijo un poco, les miro mirándome, y les digo ¿qué pasa? mientras todos me miran yo me siento caer en la cuenta. La sensación de caer en la cuenta es tan parecida a la de caer en picado que por eso me miran, como si fuera yo el primero en caer en picado. Todo es caer.

El otro día vi caer al principio y al final de una peli a un chaval, y lo hacía con tanta clase y tan motivado que aquello más parecía volar. Esa mierda de gente como ratas mojadas esperando asustadas a que pase el mal tiempo se morirían de envidia viendome volar así. Se les ve que no saben si saldrán de ésta. A ver si tengo suerte y ese cáncer de mierda que tiene ______ es una chorrada y se le quita el riñon y nos reimos de la crisis y de su puta madre.

La peli: El hotel del millón de dólares (quedaría mejor 'dolores')


¡¡TELEDIARIOS HIJOS DE PUTA!!


Por no pedir disculpas todos los días del año al no conseguir ser objetivos e imparciales. Porque siempre se quedan fuera las cosas importantes. Por meter una noticia detrás de otra cual rosquilletas. Por su arrogancia.



NOTA: El otro día entrevistamos Olaf, José y yo a Elvira Lindo y entre tantísimas otras cosas de mayor interés dijo que todas las periodistas de telediario en este país son como top-models, vamos que estan para comerselas. Lo dijo indignada, comentando que en los demás paises no pasa. Diciendo, tan acertada, que no le parece a ella que sea condición indispensable para ser periodista de telediario (ni de nada) ser guapa. Lo dicho; hijos de puta, rastreros, vendidos, cobardes, machistas, villanos, miserables, hojalá infelices, y sobre todo, cortos de miras. Porque si vieran un poco más allá sabrian que está en su mano, no sólo hacer un mundo mejor para sus hijos, sino para ellos mismos. Hay que ver como es la vida, basta tenerlo delante para no verlo.

NOTA2: Tengo la sensación de que mezclo varias entradas en una. Se ve que no soy muy ordenado. Es que una cosa me lleva a otra y...

2 comentarios

contenido!

por fin algo de contenido auténtico. de puño y letra. de corazón borracho.

soy como una vieja. que porque hablo de mi? porque no se me ocurre nada mejor. bueno, anna, pero no le gusta que hable de ella. ya ves, esto ya le va a molestar.

la vida es como las legumbres. la hierbes y se queda igual de inútil. he dicho inútil? querría decir inservible. he dicho inservible? querría decir que es una mierda, que no sabe a nada en concreto, que hay que buscarle el saborcillo o guisarla con algo de acompañamiento que le de sabor y cosilla. que no tiene interés a no ser que te lo curres vamos. una mierda. hya que corregir? eh? hay que corregir? pues no siempre. hay errores que no son tanto errores sino características, sabes? no sabes? pues yo sí que lo sé por eso te lo digo. CA-RAC-TE-RIS-TI-CAS. esa mierda fea que tienes en las manos en la cara o en el culo es tu puto rasgo distintivo.

El otro día un bebé nació para curar a su hermano. Quien sabe si servirá para algo más. yo no, porque no se poner ni los acentos.

Erase una vez un bebé que nació para intentar borrar el recuerdo de un hermano al que nunca conoció porque ya se había muerto.
no será peor que nacer para curar. mare de deu del señor.

hoy estoy borracho de soleá.

me ha entrado la tentación de leerme. leer lo que llevo escrito (de lo cual no me acuerdo para nada) y en honor (mierda de palabra) a javi no lo hago. me tiro a la piscina y sigo escribiendo sin-freno. sin miramientos.

a ver cuando hacemos un programa de la tele. sin-freno. des-freno. ah si, desenfreno. pues no acaboo de entender la construcción de la palabra.

el otro día le tuve miedo a fabra. le ví en un vídeo de la tele y vi a los secuaces y quise protestar aquí en mi blog. que no lo ve nadie. y me cagué de miedo por si lo veían los secuaces de fabra y luego cuando fuera a pedir una subvención o un permiso para hacer un festival de cine (largos) en castellón me lo denegaran por haver hablado mal de fabra. ahora como voy borracho y no se lo que hago... pues mira me sale la rojura. vaya mierda de rojura diréis... pues no, lo malo es no existir. la mierda es no estar vivo y no poder escribir ni pensar ni robar dinero a los pobres para dárselo a los ricos, ni nada de nada. que tiempos vivimos. mare meua.


yo escribía hace unos días largos que se escuchban los caballos de una revolución o algo parecido que yo intuía que se acercaba. era tan sutil o tan gilipollez aquella intuición, que no tenía ni puta idea de a que me refería. si, si, yo escribía sin saber que podría querer estar diciendo. que cosas...

ahora estan aquí en la esquina los putos caballos. no los oigo. quiero decir que nos los oíria si estuviesen ahora tan lejos como entonces, porque no pego mi oído al suelo para ver que pasa. ahora estoy todo el día corriendo. a ver si llego a tiempo. tampoco se a tiempo de que. sólo se que debo correr, que ya casi no queda tiempo.

la intuición me lleva de una forma o de otra por dondequiera que voy.

llamadlo instinto y sabréis lo que es.

se me acaba el papel y todavía no he terminado.

voy a escribir poco rato toda mi vida. nunca he sabido escribir más allá de un folio. no es tan dificil, puedo hacerlo. a lo que me refiero es a que nunca he sabido encontrar la satisfacción al escribir si tengo que continuar con lo mismo al día siguiente, o la próxima vez que me siento a escribir. que coñazo. una vez lo hice y no salió mal. pero que bárbaro. que esfuerzo sobrehumano hay que hacer. es casi como un castigo. bebe un trago de agua y te sentirás mejor. borracho.

bona nit cresol, q la llum s'apaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaga.

f

1 comentarios

CROMOS I

de antes



de ahora

1 comentarios

UNA TRIBU

Los hazda, una tribu de cazadores-recolectores de Tanzania, solo tienen palabras para los números uno, dos y tres. Más allá, hay una palabra para decir "muchos".
Son capaces de percibir la diferencia entre 30 y 100 unidades, pero en su entorno no les resulta útil ponerles nombre.

Que lejos me siento.

Foto: Mario Pereda

5 comentarios

So Dry (el videoclip)

Por fin! Aquí está el video que tanto sudor nos ha costado. El resultado ha sido más que aceptable. Vosotros tendréis vuestra opinión.


"So Dry" de LSD, dirigido por Martín Román from Martín Román on Vimeo.


La web del grupo:
www.laudablesepiadominical.com

Nota: pronto estará editado el disco -que incluye el videoclip- y esperamos poder invitar a todo dios a una macro fiesta de presentación.

0 comentarios

Un corto bueno

Del blog de Nacho Vigalondo, no he conseguido meter el video aquí, así que tenéis un frustrado link:


EL ATAQUE DE LOS ROBOTS DE NEBULOSA-5




(últimamente no hago más que fusilar contenido, el post de 'Cambiar el mundo' se lo fusilé a Martín)

1 comentarios

CIEN AÑOS DE PERDÓN

Ha estat una acció individual d'insubmissió a la banca que ha realitzat l'Enrinc (Crisi) premeditadament per denunciar el sistema bancari i per destinar els diners a iniciatives que alertin de la crisi sistèmica que estem començant a viure, i que tractin de construir una alternativa de societat.

“He robat 492.000 euros als que més ens roben per denunciar-los i construir alternatives de societat”

Tot seguit us aportem el testimoni d’un activista de 32 anys que en primera persona ens relata com ha decidit plantar cara al poder econòmic de la banca

Escric en aquestes pàgines per fer públic que he expropiat 492.000 euros a 39 entitats bancàries a través de 68 operacions de crèdits. Incloent interessos de demora, la xifra actual del deute és de més de 500.000 euros que no pagaré.


Traductor Catalán-Castelláno

1 comentarios

Cambiar el mundo

Tenéis que ver esto!

Es un cortico hecho con un movil por Nacho Vigalondo y, como actor, el intrigantemente gracioso y chanante Carlos Areces. SON DIOS!

Mensaje para las distinguidas autoridades que custodian nuestras arcas:
Denles a esta gente toda la parte de mis impuestos que debería dedicarse a la cultura, si creen que es demasiado y que no se puede dejar a la danza, a la ópera y a los museos sin nada de mis sudados impuestos, dejen al menos que se queden con la parte que se llevan las televisiones, por favor.

¡SUBVENCIONAD A ESTOS ARTISTAS YA!


6 comentarios

No hay horizontes insignificantes

A la libertad la parte en dos el horizonte.

Abajo tus pies atados a lo mínimo.
Una provincia, un pueblo, una calle, un momento.

Arriba el reflejo azul de todos los mares.
Tus sueños. Mirando a través se intuye lo máximo.

El horizonte está ahí porque tú no estás todo el tiempo mirando hacia abajo.

0 comentarios

V de vivienda

He encontrado este video por la red buscando cosas sobre realidad y ficción. Es una especie de falso docuental, pero el caso es curioso; resulta que parece falso pero es real. Es de 2006, pero está más actual que nunca.

He leído que fue censurado, que intentaron denunciarles por utilizar el logo de La Caixa, por difamación al ayuntamiento de BCN. Yo creo que un poquito de miedo si que les daría, por eso obligaron a quitarlo de youtube.

Con esto concluyo que no está nada bien que se puedan quitar cosas de youtube así. Es una censura muy selectiva y sutil.





En este foro se habla del tema:
http://216.239.59.104/search?q=cache:i6S3yQCNRp8J:www.burbuja.info/inmobiliaria/showthread.php%3Fp%3D179053%26posted%3D1+ficci%C3%B3n+acosa+realidad&hl=es&ct=clnk&cd=11&gl=es

0 comentarios

Una ficción hambrienta

La ficción lo tiene todo: mueve enormes cantidades de dinero en forma de producto de consumo, entretiene a las masas (elitistas o no), incluso instruye y culturiza.

La ficción sirve al artista para su obra, a la abuela para dormir a su nieta, al cotilla para contar sus chismes, y a la realidad para desear un ritmo, un clímax, un arco de transformación dramática, un punto de giro...

Englobada en un contexto artístico la ficción se convierte en nuestra vaca sagrada. La realidad queda entonces a su merced, y los sujetos reales son devorados sin contemplaciones por esta ficción hambrienta que se alimenta únicamente de un poco de imaginación y un mucho de realidad.

Mañana podrían robar tu vida y convertirte en personaje, y no podrás hacer nada.

5 comentarios

Crecí en los 80



es una chorada pero me ha encantado... gracias a javi que lo he visto en su blog http://elveredictodelasflores.blogspot.com

0 comentarios

Septiembre - 30 años

He vuelto de Ibiza (Eivissa). He estado de vacaciones.


Me fui con Anna


Dimos la vuelta a la isla en Bici.


Me lo pasé muy bien. Me crecieron las barbas. Muchas aventuras.


También estuvimos en Formentera.



Ahora fiestas patronales. Son las segundas en Vila-real city (provessons, paelles, xulla, bous, xarangues de tabal i dolçaina, ball amb orquesta, danses regionals, calvacada de penyes=humor+critica local, La Unión+Pignoise+El Bicho+La Quinta Estación, mesón del vino, i alcohol, alcohol, alcohol... ) mi casa queda... cómo decirlo? ya sé! con una expresión del terreno: des de ma casa se veu l'embolà. Lo cual significa que estoy justo en el epicentro de la fiesta.
He hecho unas fotos de lo más importante de estas fiestas:


También empieza el curso y muchos proyectos empiezan y otros han de re-emprenderse para terminarse (Triana, Making, So Dry, Lagorda, Punt Roig), por lo que me siento empezando un año nuevo, o más, porque el próximo lunes 8 cumplo mis primeros 30 años.

6 comentarios

MARAT / SADE una peli de Peter Brook

"Persecución y asesinato de Jean-Paul Marat, representado por el grupo teatral de la Casa de Salud de Charenton bajo la dirección del Marqués de Sade"

Me la pasó Titín hace unos días. GRACIAS.

La busqué hace años, antes del eMule, donde tampoco la pude encontrar después. Me arrebató una extraña noche, ya pasada la hora de las brujas; mi tele se posó en la 2 (TVE). Esas cosas que pasan. No la ví entera, estaba empezada.


Acabo de situarla en el primer puesto de mi lista de bestias del cine; películas por las que vale la pena que exista el cine, aun con toda su hipocresía y todo su despilfarro.

joder, qué película!

Hay una escena que me ha dejado patitieso. Mi alma (si es que tengo de eso) aplaudía por dentro y resonaba por fuera.

El Marqués de Sade discute con Marat, los dos abanderan una suerte de izquierda que lucha por la libertad, pero chocan en un punto importante -así lo ha preparado Sade-, en un momento dado Sade describe un castigo brutal y lo alaba frente a una sentencia de muerte vulgar, y me sorprendo a mi mismo convencido de lo que dice, pensando que tiene razón.

En la discusión uno defiende una idea de libertad común, sencilla, compartida, ideal y limpia, y el otro defiende una idea de libertad individual, dificil, que puede ser violenta, que tiende a no respetar la de los demás, una libertad personal que permita conocerse a uno mismo antes de establecer una idea del bien y del mal.

El film no se posiciona y sin embargo no permite al espectador mantenerse neutral.

Mientras escribo me muero de ganas de volver a verla.

Dejo una sinopsis, y si alguien quiere verla y no la encuentra puedo hacerla llegar al fin del mundo, y me cago en las putas leyes que quieran limitar el arte y que me nieguen el derecho a compartir esto contigo.

En Marat/Sade el mundo está representado por un manicomio. Los locos reflexionan sobre la vida, la revolución, sus problemas y su necesidad. Todo es teatro. El único problema es: ¿son de fiar estos locos? ¿No se les irá de las manos? El director del centro de salud controla la representación de cerca, y algunos invitados especiales asisten al evento como público, protegidos tras los frágiles barrotes que encierran a los enfermos.

0 comentarios

SO DRY - Rodaje



Estas son algunas fotos de los días de rodaje del VideoClip para LSD del tema So Dry (que por ahora no se puede escuchar en la red).




Martín (dire), Carlos (dire foto), Yo (produ), Olaf (script), Titín (arte), repasando la planificación del día.



Los dos días de rodaje (casi se puede decir que tres por como se vivió la jornada anterior al rodaje, sobre todo Carlos -Dire de Foto- y Alberto -Chispas-) fueron muy intensos y pasó bastante gente por el set. Gracias a Jose Miragall por cedernos el espacio -una casa wapísima que se está restaurando él mismo en el barrio Velluters de Valencia- y por ser tan comprensivo y darnos ánimos. Los vecinos, por cierto, también pusieron gratamente su granito de arena, pues nos dejaron que pincháramos un cable de electricidad. Chachi.


Desireé y Diana (maquillaje) se portaron esplédidamente, y además se curraron el trabajoso trabajo de separar las letras "LSD" de la sopa de letras. Un beso guapas.




EL PLANO: un cenital que parecía imposible, Alberto y Carlos se olvidaron del mundo y se dejaron la piel colocando la cámara en un andamio y sujetándola en las vigas del techo. Im-presionante.


Alberto López sobre el andamio.



George Mattingley, letrista del grupo en el papel protagonista, dentro de la bañera. Por cierto lo de transportar la bañera de una habitación a otra fue una epopeya, 6 personas y filigranas mil.


Carmina del Campo (foco), Carlos Cebrián (foto), Alberto López (chispas), Isabel Carmona (actriz), en la secuencia de la cocina, menudo equipazo de intrépidos tuvimos en el rodaje. Isabel estuvo grande.


El gran descubrimiento de este rodaje: Lucas Klee, menudo actorazo está hecho, todo el equipo (y sobre todo el equipo técnico) se quedaron fascinados por este chico que tocaba el saxo en los descansos. Al final del rodaje le hicimos un regalo, como le gusta el jazz, Carlos eligió un disco de Coltrane que le hizo mucha ilusión.



Titín y Lucas, y detrás Martín, preparando la secuencia de la pintada y las sombras.


...y yo, que sólo miraba, el que los lió a todos, jeje.

No hay fotos pero estaban también:

Ferran y Jaume en producción, si no fuera por ellos no comemos, ni nada. Carmen, que también estuvo en maquillaje. Juan, que estaba siempre para que no faltara nada, principalmente para Alberto. Vicent LLopis que pasó por allí y enseguida le tocó pringar. Rubén, el hermano de Martin, haciendo de doble de Gabriel, el cantante. El propio Gabriel y Germán, el batería. Pati, salvandonos el culo, siempre ahí. Joaquim, que estuvo echando unas fotos. Y ya no sé si me dejo a alguien... uf, que de gente, cuanto sudor.


Las cintas están cocinándose, a ver si para final de mes os puedo colgar algo de los resultados.


*fotos: alasekas@gmail.com

2 comentarios

AHORA YA PUEDES

Ya puedes dejar comentarios aunque seas una máquina, pues he eliminado de la configuración ese misterioso sistema por el cual si escribes correctamente la palabra extraña, borrosa y sinsentido, puedes dejar tu comentario y si no, no.

Se acabó la marginación a las máquinas!
Son como nosotros, sólo hacen su trabajo, que es una mierda pero es su trabajo. no todos tienen la posibilidad de elegir su medio de subsistencia; hay reporteros del corazón, niños que trabajan cosiendo balones o recogiendo mierdas en los vertederos, y también hay máquinas que reparten spam por los e-mails, spam por los foros, spam por los blogs sin filtros de palabra extraña que merecen un respeto, cariño y aceptación, porque ellos son los desafortunados, no han podido elegir, y aun así hay que aceptar también que algunos de ellos son felices con sus trabajos paupérrimos, porque la felicidad es eso, un aprendizaje, te adaptas y disfrutas, luego buscas algo mejor y justo antes de conseguirlo te lo piensas mejor porque más vale malo conocido que bueno por conocer, entonces te planteas que es la felicidad...

joder como se me va la flapeta.

dedicado a javi, y a anna que me llevó a ver Chop Shop, la peli de ayer en el principal (CinemaJove)



6 comentarios

CROMOS - Apertura

Este sería uno de mis cromos, de los que me arrebataban de pequeño, el ñoño de Mofli o MundoVisión y la ridícula voz de Bob Detroit, todavía recuerdo como me dejaba atrapar docilmente ante el fabuloso aparato de televisión. También estarian aquellas bolas que contaban hasta doce en La bola de Cristal, Kiko Veneno cantando la del Frenopático, los cuerpos inhertes en Ulises 31 y la voz de Nono o los recuerdos de Ulises, los saltos de los osos gummy, la canción de apertura de belfy y lilibit, El Planeta Imaginario, Los diminutos, y tantas otras imágenes que guardan una diferencia sustancial con las del arrebatado de Zulueta; mis cromos son audiovisuales. Otra generación. El mundo ha evolucionado favorablemente, lo véis claro, no?



Los cromos de ahora: estas cosas me arrebatan...

—Mamá... en el trabajo me llaman friki.

—Ay hijo, no sé porque te empeñas en que hablemos así, me estoy pringando la oreja de yogur y el hilo de lana no debe ser bueno para esto porque no te entiendo nada nada.

3 comentarios

luisma

Hay gente muy grande. Como se luce este tio en su papel. Viva el Luisma.




Que bien me lo paso con Paco León. A ver si se lo reconocen y por ejemplo la iglesia lo hace santo, o el gobierno le deje hacer lo quiera en la vida pagandole un sueldito mensual. Hay gente que se lo merece.

1 comentarios

Proyecto - VIDEOCLIP

Hoy... un nudo en el estomago, no pienso en nadie más.

El fin de semana que viene... un videoclip para LSD y su canción "So Dry".




Fili y Martín mezclados pero no revueltos. Bueno, fili un poco mareado si que está.


y tiene más fotos (grandes) de la localización: http://martinguion.blogspot.com/2008/06/localizacin-para-el-videoclip.html

Os cuento más y mejor en otro momento (si se tercia y me apetece). Ver el videoclip terminado, lo veréis, eso seguro.

Un equipo muy interesante:

Martín Román (Dirección)
Antoni Castelló —fili (Ayte Dirección)
Olaf González (Script & Edición)
Carlos Cebrián (Op. & Dir. Fotografía)
Alberto (Eléctrico)
Carmina del Campo (Foquista)
Ferràn Toledo (Producción)
Jaume Antuñano (Ayte Producción)
Titín (Dirección d’Arte & Vestuario)
Maite Cabedo (Ayte Arte & Vestuario)
Diana Navas (Maquillatge)
Vicent LLopis (Arte Gràfica)
? (Niño/Actor –Madre)
Isabel Carmona (Actriz)
George Mattingley (Actor-Músico)
Gabriel Piñana (Músico)
Germàn García (Músico)

1 comentarios

del blog de JAVI

He descubierto algo jodidamente SORPRENDENTE, una serie de libros escritos por Terry Pratchett, dice Javi que son de fantasía épica en clave de humor. Una especie de cariñosa parodia que sirve para criticar nuestro mundo, a veces mucho mas irreal que la ficción.



Me he sentido absurdamente identificado con el animalejo que describe este Terry, aunque no lo entiendo todo, parece un extracto de una peli de Terry Guillian versioneandoa Asimov y reinterpretado por faemino y cansado. Todo un engendro.


"Para cualquiera que no posea un marco lógico de referencia semejante, el animal más veloz† del Disco es el Puzuma Ambiguo, una criatura extremadamente neurótica que se mueve tan deprisa que es capaz de alcanzar una velocidad cuasilumínica en el campo mágico del Disco. Esto significa que si puedes ver un puzuma no está allí. La inmensa mayoría de los puzumas machos mueren jóvenes después de haberse destrozado los tobillos corriendo a gran velocidad detrás de hembras que no están allí lo que, naturalmente, les permite alcanzar la masa suicida en concordancia con la teoría de la relatividad. El resto de ellos muere de PIH (Principio de la Incertidumbre de Heisenberg), dado que no tiene forma alguna de saber simultáneamente quiénes son y dónde están. La incertidumbre que ello provoca da como resultado colateral el que un puzuma sólo pueda estar seguro de su identidad cuando se encuentra inmóvil (normalmente encima de los cascotes en que se ha convertido la montaña con la que acaba de chocar a velocidades cuasilumínicas). Se rumorea que el puzuma es de un tamaño aproximado al leopardo y que posee un pelaje a cuadros blancos y negros sin igual entre todos los animales, aunque los escasos especímenes descubiertos hasta el momento por los sabios y filósofos del Mundodisco les han inducido a afirmar que el estado natural del puzuma es ser tan delgado como una alfombrilla de baño y estar muerto."

A todo esto, el blog de Javi es muy interesante y alocado, igual te encuentras una poesia gatil, que uno de sus refrescantes y enriquecedoras cronicas de viajes, pasando por curiosidades que Javi encuentra en alguno de los submundos (lease Wikipedia, Youtube, etc...) No tiene desperdicio.

http://www.elveredictodelasflores.blogspot.com/

1 comentarios

MIERDA

Todas las cuerdas de tanto estirar se rompen.



[estirar la corda, no saber parar, agafar tot el braç quan et donen el dit, explotar la confiança, buscar sempre el llimit, avuí per mi, demà també]

0 comentarios

LA TORMENTA

¿Qué es una tormenta pasajera detrás de otra?

M'ha tornat a pasar.

He vuelto a ver mi casa a lo lejos, siguen ahí los nubarrones, extraña mezcla de nubes [sueños, ilusiones, miedos, fantasías] y marrones [problemas, líos, tareas desagradables] que se manifiesta no dejándole a uno ver el cielo [disfrutar de la vida y de los seres queridos], y el sol en otra parte, en otras partes.

Siguen ahí significa que no ha cambiado nada desde la última vez.
Significa sobretot que avuí, quan m'he tornat a vore a mi mateix des de la distància, he comprés que no soc conscient de res si mire de prop.

Unas gafas para ver de cerca las gotas que caen del cielo, que no hay un sol radiante, y entender que no es un buen momento para ir a la playa a tomar el sol.

Una malísima tormenta disfrazada, que atrae a la esperanza y la tortura.

1 comentarios

VOTA "TRANCE"

VOTAD POR TRANCE EN ESTE MAIL:


HAY QUE PONER "TRANCE" EN EL ASUNTO.

ES UN CONCURSO EN EL QUE SE VOTA POR MAIL Y EL PREMIO SON MIL EUROS, QUE VENDRÍAN MUY BIEN PARA CUBRIR LA DISTRIBUCIÓN DEL CORTO.

El corto se puede ver aquí mismo en un post de los primeros de Abril.

GRACIAS. PÁSALO.

2 comentarios

LOBOS EN LA CIUDAD (CAPERUCITA PUNK)



Marta salió de casa con medio kilo de buen hachís que su novio le había mandado llevar a casa del tipo que le vendía la coca, el Yayo, para ver si con el regalo se le pasaba el enfado que le habían dicho que tenía.

—Tengo que llevarle el paquete. Hace rato que ya no estoy nerviosa. Puedo pasar por el pub a tomar una cerveza, a estas horas Yayo siempre está durmiendo. Me jode que Carlos confíe tan poco en mí, yo creo que un tío al que se la chupas habitualmente debería confiar en ti con los ojos cerrados “no hables con nadie, no te acerques a la policía, bla, bla, bla, bla…” Ni que estuviera pasando tres kilos de coca. Anda que se va a remover todo el departamento de policía por dos cuartas de costo.
—Hoy seguro que van todos al concierto, seguro que están todos en la puerta para pillar las entradas.
Pensaba Martita, acordándose de sus amigos.

—¿Oye, tú sabes dónde es el concierto de esta noche?
Le pregunta un policía de paisano al que hace tiempo que el comisario trata de inútil, tanto por no hacer nada como por su aspecto descuidado.

—No lo sé. Contestó Martita inocentemente. —Pero aquí seguro que lo saben.

Los dos se metieron en el pub dónde Martita empezó a saludar a gente y a entusiasmarse tanto que sacó una de las dos cuartas que llevaba y sin titubear se puso a liarse un porro con la gente que conocía. El Poli lo vio, la hubiera trincado ahí mismo pero habría llamado mucho la atención y no le convenía que en ese ambiente le tuvieran guipado como el secreta de turno, se acercó decidido a Marta y le preguntó.
— ¿Dónde vas con tanto material, niña?
—A llevárselo a un amigo que necesita cambiar de actitud.
— ¿Y quien es ese amigo tuyo que no se entera si se pierde un poco por el camino?
—Uno que está acostumbrado a cosas más fuertes. Es el que pasa la farlopa por aquí, que se ha puesto chungo con mi novio y hay que bajarle los humos, o subírselos.
Como ya iba fumada, Martita se echó a reír a carcajadas por la parida que había soltado. El poli también reía para quedar bien, y tras las risas se presentaron. El poli le dijo que se llamaba Alberto, que es el nombre falso que utilizan todos los secretas, pero Marta no lo sabía.

De momento Marta tuvo una sensación chunga de estar allí con un desconocido, se acordó de que el tipo le había preguntado por el concierto y se tranquilizó.

— ¿Qué, ya sabes dónde es el concierto?
—Si tía, pero queda bastante lejos.
—No se.
Contestó Marta.

— ¿Tú vas a ir?
—Creo que sí, seguro que irá todo el mundo.
—Te invito a otra cerveza si me piíllas la entrada mientras yo voy a por medio-gramo para esta noche.

Marta accedió enseguida a pasar por la puerta del concierto y entretenerse con los amigos antes de llevarle el hachís al Yayo. Y sin percatarse de lo que estaba haciendo le dijo al poli como podía llegar a casa de Yayo para pillar farlopa.

Mientras Marta se liaba algunos porros más con los amigos, y compraba la entrada para el poli, éste llegó a casa de Yayo y encontró pastillas sobre la mesa y coca en el congelador, así que arrestó a Yayo y mandó que se lo llevaran al cuartelillo antes de que viniera la chica.
Un buen rato después, cuando Marta llegó a casa del Yayo, el poli, que quería follársela y dejarla marchar, le dijo por el portero electrónico que dejara el costo en el buzón y que subiera. Lo que sorprendió a Marta no fue la voz, sino lo de dejar el costo en el buzón, quiso quitárselo de la cabeza para que no se la notara su rayada fumeta. En cuanto llegó arriba y tras cruzar la puerta entreabierta preguntó en voz alta convencida de que Yayo la escuchaba.

— ¿Cómo sabes que te traigo costo?

Tras percibir que la única luz que había encendida era la del dormitorio se fue acercando intrigada.

— ¿Y porque tienes las luces apagadas?
—Para follarte mejor.
Escuchó Martita en cuanto entró en el dormitorio.

El poli le pegó mucho y se la folló por delante y por detrás, la obligó a chupársela diciéndole que si no lo hacía les metía el paquete a ella y a su novio junto con el Yayo. Marta asustada se la chupó hasta que se corrió en su boca mientras la pobre lloraba.

(Hay otro final en el que llega un leñador y la salva, pero este es el auténtico)

0 comentarios

LA MENTIRA Y LA MUERTE

La mentira tampoco sabe engañar a la muerte.
El deseo que Pepa tiene de engañar, cuando intuye que el dolor se acerca, la traiciona.
No sabe querer ni dejar que la quieran.

Es viernes y está sentada en la cafetería. La misma en la que Julián suele tomar el té todos los días. Sillas y mesas bajo sombrillas se comen parte de una calle peatonal del centro de la ciudad.
Sólo, arrepentido, pensativo.

Que ella no tuviera dinero esa tarde, que hubiera perdido la cartera, no era una casualidad.
Yo mismo se la robé.

El segundo café lo tomaron juntos.
Que empezara a llover no les molestó en absoluto. A mi sí. Ellos siguieron charlando y riendo, conociéndose más. Pensé que ya era el momento, estaba dispuesto, pero un gato me detuvo.
El resto de la gente se iba marchando, escondiéndose de la lluvia con cualquier cosa.
No se esperaba que hoy lloviera.
Ni un sólo paraguas en toda la calle.
hora sólo quedan ellos dos, pensé. Y me iba inundando de rabia. Llovía y yo me inundaba.
Ya estaba listo. Miré el gato muerto a mis pies y me dio asco. Mientras se besaban por primera vez después de tanto tiempo yo les observaba desde lejos a través de la mira telescópica —asco— sin perder detalle.
Ella estaba tierna. Como la primera vez. Lo miraba radiante; con estrellitas en los ojos. Enamorada. Otra vez o todavía. No lo sé.
Él recuperaba la fuerza. Se estaba llenando.
Tanto amor llenaría a cualquiera.



El ritmo es pausado porque él, ya sin miedo, va saliendo, dejando atrás la almohada de la soledad (qué con el tiempo resulta cálida).

En sus ojos: el descenso.
En los de ella la verdad profunda (allá abajo).
Desde aquí huele a instante eterno. Huele a sucio y mal. El momento es y va doliendo. Rabia, rencor y cólera en una lágrima que cae sobre el gato muerto, perdida entre las demás. Es este momento, y no otro, el de terminar con esta historia.

Apunto al cuello.

De pronto no veo nada, no entiendo nada.
Muevo un dedo y suena seco. La he matado.

La imagen del impacto, cayendo de la silla, se ha grabado en mi cabeza —lo sé— para siempre.

Me dijo que después de tantos años podía estar segura de que ya no le quería ...y no superó ni la primera prueba. No se si podré soportar cuando Julián me lo cuente esta noche.

Buena idea.
Adiós......................................................................PUM!

1 comentarios

UNA TORMENTA PASAJERA

Alguien sabio debería escribir un libro sobre la distancia y que no sea de autoayuda. La tormenta no parece tanto desde lejos. Me he alejado, arte de por medio (concretamente para una representación teatral en la que participo), y al volver he visto las nubes oscuras descargar cortinas de agua gris sobre mi casa, a lo lejos. He visto sobre las nubes, más allá, en lo alto, un sol radiante. He visto su luz no sólo encima, también detrás, y en otro lado. He comprendido, en fin, que es probablemente una tormenta pasajera. Mi casa es firme, no hay goteras, las ventanas funcionan tan bien como las mejores, me cuentan lo que ven y me protegen. No tengo miedo a la tormenta. Pero quiero que pase pronto. No me gusta esta tormenta. Se me hace incómoda. Se parece demasiado a algo que quiero ocultar.

12 comentarios

SE BUSCA


Estoy buscando a HÉCTOR SÁNCHEZ MINGUILLÁN, escritor, y debe tener unos 30 años. Es de Castellón, pero creo que hace tiempo que no vive en esta provincia. No estoy seguro. Ha escrito algo que se llama Zócalo, y le dieron un accesit en un certamen litarario de humor negro en LLeida. La última vez que le ví servía copas en El Oso Marino. Hace años. Los mismos que hace que no se de su existencia.

A ver si alguno lo conocéis y le mandáis un mail para que se pase por este blog, vivo o muerto.

¿La recompensa? cervezas a mi cuenta hasta caer (y si puede ser en Madrid, mejor; todavía sueño con aquel chorrito finísimo de cerveza con el que llenaban los camareros los vasos pacientes, una vez que fui a la capital).

0 comentarios

de Juan José Millás

Hoy, rebuscando entre los trastos viejos (archivos en un disco duro que ya no uso), he encontrado este texto de uno de los escritores... [no se porque me hago el gilipollas] un texto del mejor escritor español vivo que he leído. La columnita incita a la rebeldía laboral, no se me amotinen, reflexionen y luego se me hacen una asociación y con el tiempo tal vez.


Nota: Enhorabuena a los estudiantes y docentes de la Universidad de Alcalá de Henares que los tuvieron cuadrados.

—No me puedo quedar mucho rato, mañana tengo que entregar un informe en el trabajo. ¿A que te dedicas?
—Soy mensajero, y en mi tiempo libre me gusta bucear. ¿Y tú?
—Yo estoy en la Universidad de Alcalá trabajando en un estudio sobre el acoso moral en el trabajo.
—¿qué?
—Un estudio sobre la hijo-putez en el trabajo. Ya sabes, que si los jefes son malos y las empresas te ahogan.
—Que interesante... y dices que no te puedes quedar mucho rato porque mañana tienes que entregar un in-for-me a tu jefe, no te preocupes, lo comprenderá.
—¿Qué comprenderá?
—Pues que no pudiste terminar el informe porque te estabas enamorando.
—Eres gilipollas.


JUAN JOSÉ MILLÁS
Lo normal
Según un estudio de la Universidad de Alcalá de Henares, millón y medio de españoles son víctimas de acoso moral en el trabajo. El acoso moral produce un daño que mata de forma silenciosa. Así como el torturador revienta a la víctima sin producirle un solo moratón, el acosador moral es capaz de golpear a la suya sin dejarle una huella. Esta clase de violación (el acosador moral es fundamentalmente un violador) se viene practicando desde épocas inmemoriales, pero sólo ahora empieza a reconocerse como una patología. Podríamos decir, parafraseando el título de un libro sobre la violencia doméstica (Mi marido me pega lo normal), que en las relaciones laborales se ha venido considerando normal la destrucción de la persona. Ni el agresor tenía conciencia de ser un torturador ni la víctima de ser perseguida. Mi marido me pega lo normal. Mi jefe me destruye moralmente lo normal. Mi empresa me arrebata la autoestima lo normal.
Creo que bastaría con acudir a algunos de los miles de cursillos sobre mando organizados por las direcciones de personal de muchas empresas consideradas modélicas para advertir que el acoso moral, como la corrupción, forma parte del sistema. En toda relación de poder hay un punto de manipulación psicológica. Señalar la frontera entre el uso adecuado y el enfermizo de la autoridad no es tarea fácil, sobre todo mientras no adquiramos conciencia de ser o haber sido en algún momento actores o víctimas de este tipo de tortura. Es más, tomar conciencia de ello significaría cambiar de arriba abajo las relaciones de trabajo tal como hoy están concebidas.
Es probable que haya más acoso moral del que dicen las estadísticas. El terror laboral se transmite por vía jerárquica, a través de la cadena de mando. Cuando en una empresa desembarca un presidente o director general que es un hijo de perra, los mandos intermedios se transforman en hijos de perra. Y el que muestra reparos para morder a sus congéneres es marginado de inmediato, convirtiéndose en víctima de lo que no ha podido practicar. Hay oficinas que al final del día están repletas de cadáveres. Mi jefe me acosa lo normal. Mi marido me pega lo normal.

5 comentarios

TRANCE en la red

Ya se puede ver TRANCE, el crotmetraje completo, desde un ordenador conectado a la vida (la de las máquinas).



Otro día os cuento TODO con respecto a este corto. Ahora, si hacéis el favor, decid que os ha parecido.

2 comentarios

El vendedor de cuentos - EL EQUILIBRISTA I

—¿Cómo te llamas?
—Me llamo Xavi.
—¿Cómo se escribe?
—Equis, a, uve, i latina. ¿Puedo elegir de qué quiero que vaya el cuento?
—No. Amigo Xavi, para eso hay que pagar mucho dinero.
—¿Cuánto?
—Tanto como para convertirlo en un trabajo de prestigio. Como ves soy un poco extremista, o vendo cuentos en la calle por la voluntad y escribo lo que quiero, o soy un prestigioso escritor de cuentos por encargo. No tengo término medio.
—¿Y si no me gusta el cuento que me escribes?
—Si no te gusta te aguantas, o lo cambias. Igual que haces contigo mismo. ¿A qué te dedicas?
—¿Qué?
—Te iré preguntando cosas de ti mientras escribo. ¿A qué te dedicas?
—Tengo una compañía de teatro con otro socio. Hacemos...
A su lado una jovencita muy guapa sonreía y observaba todo con ávido interés. Los folios en blanco, la máquina de escribir, los carteles 'cuentos al minuto', 'precio: la voluntad', 'ocupado'.

"Ésta es la curiosa historia de un equilibrista, El Equilibrista Constante, que no es un equilibrista común, ni una persona corriente. No hace equilibrios sobre cualquier cosa, no le gusta el público que habitualmente visita el circo, y tiene miedo –aunque todavía no lo sabe– a las alturas."

—Hacemos pasacalles, animaciones, otras cosas para niños...
—¿Qué sueles hacer los domingos por la mañana?
La pareja miraba las manos que escribían. Él miraba la derecha, ella miraba la izquierda. Sus miradas se cruzaban. El escritor escribía.

"Desde pequeño la cuerda floja le llamó la atención. Sus padres eran artistas de circo. El padre era el jefe de pista, y la madre bailarina, partenaire del domador y del mago, y equilibrista en el trapecio, que era lo que mejor se le daba."

—Dormir toda la mañana.
—¿Sólo dormir?
—Bueno... estar en la cama.
—¿Con ella?
La guapa jovencita que no se separaba del artista se sonrojó por la atrevida alusión.
—Generalmente.
Bromeó Xavi. La jovencita se puso más roja y le atizó con fuerza en el brazo, luego sonrió más, se sonrojó más. Tímida y consciente de su color se dio media vuelta, mirando al estanque, y se quejó.
—Que tonto.

"Aprendió a hacerlo todo sobre la cuerda floja. Aparte de ensayar los típicos trucos como sostenerse sobre un sólo pie, saltar, o hacer el pino e ir el bici, se le podía ver también almorzando, lavándose los dientes, haciendo los deberes, incluso durmiendo, todo sobre la cuerda floja. Escondiéndose de su madre aprendió a ir también sobre los cables entre los edificios, así se movía por doquier."

—¿No te gusta levantarte temprano?
—Depende de lo que te parezca temprano.
—Claro. Son los demás los que están equivocados. La gente no entiende que despertar demasiado pronto no es sano.
Xavi río el comentario y siguió bromeando.
—Si hay que ir se va, pero ir pa ná...

"Se acostumbró pronto a estar siempre en la cuerda floja y sin darse cuenta ha gestado una curiosa aversión al suelo firme. Se siente inseguro. En la cuerda floja hay siempre un desequilibrio permanente contra el que luchar. Todo es más sencillo, sólo la cuerda y tú. En suelo firme los peligros son variopintos e imprevisibles, y las personas difíciles de tratar. No es que no le gusten las personas, pero es mucho más fácil desde arriba; las personas admiran todo lo que haces por la dificultad de tu situación. Allá abajo eres juzgado sin piedad constantemente."

—¿Cuánto falta?
Preguntó la chica, que había estado entretenida con los patos del estanque, más por curiosidad que como queja infantil.
—Alicia...
Protestó Xavi. Como un adulto a un niño.
—¿Qué? Ahí pone cuentos al minuto, y ya llevamos un cuarto de hora.
Dijo ella, satisfecha de tener toda la razón del mundo. Como una niña.
—Puedo añadir ahora con mi lápiz "continuará" justo al final de la hoja, y otro día que amanezca el tiempo más flexible, seguimos con lo nuestro. Como el viento, que unas veces sopla más y otras menos, el tiempo es ora más duro y otrora más blando.
—Vale. Pasaremos otro día.

"Ahora está confundido. Ha conocido a una chica que vive con los pies sobre la tierra, que le quiere mucho, y que le quiere más, más cerca del suelo.

Continuará"

—Gracias.
—Hasta pronto.

1 comentarios

Reformas

Hoy el viento está de mi parte. Hace ya un tiempo considerable que viene el sol a pasearse cerca de mi casa. Un tiempo considerable son sólo dos días, pero ya es considerable. Estoy de reformas en mi interior. Espero que siga haciendo buen tiempo, pues mi interior no está cubierto por ningún tejado. Deseadme suerte bandidos. Hasta la próxima.

0 comentarios

Mis fantasmas

Me preparo para escribir algo importante. Me gustaría escribir directamente sobre la pantalla, como un pintor sobre el lienzo. No ir tan rápido. Pensar. Pero joder... Ésta es la verdadera primera vez. Lo de antes era otra cosa. Si hay algo que sea escribir dejándose las tripas sobre la mesa es esto para lo que he venido aquí.

No tengo sangre corriendo por los brazos. Está parada. Trago saliva como un cazafantasmas intentadno apuntar. Las manos están blancas porque la sangre se detiene antes de llegar. Tengo ese nudo de la garganta en el hígado, no se que hace ahí. Estoy muy jodido. Espero que esta escena acabe pronto. Tengo que decirle que la echo de menos, ahora estoy dispuesto, soy un lobo nuevo. La mejor mentira es el deseo, la mejor verdad es la distancia. Tu mejor verdad es despacio, sin música, como levantarse por la mañana sin el tiempo justo, deber en mente. Las paredes siguen estando aquí, y estas son las cosas que escribo. Los árboles hablaban hoy de mí, decían algo de enfrentarme a no-se-quién. Joder, que miedo. El suelo está sucio. La cocina me espera hace rato. En el salón una luz de sirenas. A Ulises no le sirvió de nada que le ataran. Años después le seguían atormentando esas voces que te embaucan. A mi también me llama la televisión aun estando apagada. ¿Dónde está ese fastidioso fantasma? Esta tarde he visto a la orquídea moverse, ha sacado flores nuevas, hermosas, grandes, misteriosas, intensas. A veces parecen peligrosas, otras son claramente visitas inesperadas que traen desde otros mundos desconocidas felicidades, exuberantes y efímeras. Misterios. Tengo que hacer algo. No puedo quedarme quieto más tiempo. No se que va a pasar cuando empiece a moverme. Puede que todo se desmorone lentamente. Pero estoy seguro de que si no me muevo todo se desmoronará rápidamente. En un cuento de Ende el joven protagonista ha de atreverse a lanzarse al vacío para poder salvarse porque el sitio donde vive se desmorona para siempre. Dejará de ser un estudiante. Yo también. Creo. Algún día, me duele el estomago como si fuera el fin, tenía que pasar. Os quiero. Os he querido desde este lado de la vida. Adiós.

1 comentarios

Compromiso y libertad

Estic fotut com la mare que ho ha parit.

Com que no trobava raonaments a l'altura del meu problema en les meues reflexions, he intentat sintetitzar l'enunciat de la meua reflexió i he tirat mà de Google. He trobat un text que parlava molt clar d'allò que jo tenia en ment i d'algunes coses més. Està tan be que he volgut veure'l sencer i buscar qui ho havia escrit... sorpresa! "texto extraído de interrogantes.net y de la BIBLIOTECA CATÓLICA DIGITAL".

Lo comparto con ustedes (al menos un extracto de lo que me parece más interesante y menos doctrinal):

Comprometerse
Vivimos quizá una época histórica en la que hemos visto cómo grandes utopías han quebrado. Ahora, se mantiene vigente más bien —como señala José Antonio Marina— una utopía sin pretensiones, que había permanecido latente, oscurecida por la prepotencia de las demás. Se trata de la utopía ingeniosa. La nueva humanidad se siente cómoda en un ambiente poco agresivo, tolerante, en el que los individuos, liberados por desligación de la influencia de los demás, se disponen a probarlo todo. Se ha abolido lo trágico y se navega con soltura en una afectividad ingeniosa: divertida, no comprometida, y devaluadora de lo real.

Nuestro siglo, que ha sido, posiblemente, el más sangriento y trágico de la historia, justifica el descrédito de la seriedad, porque en el origen de las grandes tragedias que nos han conmovido aparece siempre alguien que se tomó algo demasiado en serio, fuese la raza, la nación, el partido o el sistema. La sociedad desconfía, con razón, de todo fanatismo. Hay un valor máximo, que es la libertad, y el resto son procedimientos para conseguirla. Le cuesta admitir cualquier afirmación sostenida con vigor. Cualquier norma excesivamente definida le asusta. Busca el vagabundeo incierto, el buen humor. Odia los tonos regañones y gruñones. Una consigna tácita nos ordena no tomar nada en serio, ni siquiera a nosotros mismos. Hemos descubierto las ventajas de la anestesia afectiva, todos somos divertidos, la publicidad adopta un tono humorístico, las costumbres son desenfadadas, las modas ingeniosas. Nada se libra de la atracción de la levedad.

Es cierto que hay que reconocer grandes conquistas a esta mentalidad. Entre otras cosas, haber barrido —literalmente— a toda una fauna de personajes bastante ridículos y prepotentes. Hay que reconocerlo y agradecerles sus servicios.

Sin embargo, es fácil comprobar que esa actitud de levedad produce frutos ambivalentes: pretende fortalecer el Yo, y acaba, sin embargo, propugnando un Yo débil, fluido e insolidario; en vez de exaltar la creatividad, que es lo que pretendía, engendra un sujeto errático y pasivo.

La huida de la realidad convierte al hombre en simple espectador de su vida. El rechazo del compromiso abre paso a una espontaneidad aleatoria, gracias a la cual el hombre es lo que le da la gana, es decir, lo que se le ocurre, es decir, una ocurrencia imprevisible. Las equivalencias impiden la elección, porque aunque hay abundantes solicitaciones, todas son equiparables y de carácter efímero.

Eludir el compromiso es eludir la realidad. Es ineludible comprometerse porque la vida está llena de compromisos: compromisos en el plano familiar, en el profesional, en el social, en el afectivo, en el jurídico y en muchos más. La vida es optar y adquirir vínculos: quien pretenda almacenar intacta su capacidad de optar, no es libre: es un prisionero de su indecisión.

Saint-Exupéry dijo que la valía de una persona puede medirse por el número y calidad de sus vínculos. Por eso, aunque todo compromiso en algún momento de la vida resulta costoso y difícil de llevar, perder el miedo al compromiso es el único modo de evitar que sea la indecisión quien acabe por comprometernos. Quien jamás ha sentido el tirón que supone la libertad de atarse, no intuye siquiera la profunda naturaleza de la libertad.

El riesgo del autoengaño
Todos tendemos en cierta manera hacia el autoengaño y el encubrimiento de nuestros errores. Por eso la educación del carácter requiere un serio esfuerzo personal en ese sentido: cuando cometas un error, no te escudes en tu debilidad, no te lances a señalar defectos de otras personas, a culpar o acusar a otros. Es verdad que también habrá culpa en otras personas, pero hay que evitar que esa parte de culpa ajena te impida ver la tuya. Cuando observes en ti un error, lo verdaderamente necesario es, simplemente, que lo admitas, te corrijas y aprendas de él: de esta manera, además, una experiencia negativa puede convertirse en algo muy positivo.

Y si ves que tu pensamiento deriva enseguida hacia cuestiones que están fuera de tu alcance —fuera del círculo de influencia de que hablábamos antes—, frena en seco y vuelve a empezar. Hemos de tener la valentía de descubrir y afrontar las áreas de error o de debilidad que hay que en nuestras vidas, para eliminarlas o reformarlas.

También será positivo conocer nuestras áreas de talento, para potenciarlas. En ambos casos el proceso de avance es muy parecido: establecer una meta personal, hacer un propósito de mejora y mantener un compromiso serio con uno mismo para cumplirlo (un compromiso serio y firme, pero también cordial y deportivo).

5 comentarios

El vendedor de cuentos – OJOS GRISES

Desplegar la mesa plegable, colocar la cesta para el dinero, el papel en blanco, la máquina de escribir fuera de la funda; todo preparado. Los carteles: ‘Cuentos al minuto, sea el protagonista de un cuento’, ‘Precio: la voluntad’, ‘disponible/ocupado’. Me encanta la gente. Mis historias al minuto son como la gente que pasa, desastrosas. Esa chica morena con los ojos grises. No hago otra cosa que mirar a la gente que pasa. Es asqueroso. Bueno, soy escritor.

Ocupado.

“Tenía los ojos grises. El día frío como la cama de las ancianas viudas. Parecía que el viento llevara a las nubes el color desde sus ojos. Todo estaba manga por hombro en la vida de…”

¿Cómo te llamas? Si no tienes nombre te pondremos uno: Inés.

“Todo estaba manga por hombro en la vida de Inés. Este día y todos los demás. Como los días bonitos en que toda la vida, pasada y futura, cobra sentido, también hay días que ocurre todo lo contrario. Un mal día para ir a ver al ginecólogo.
Al entrar en la consulta Inés tropieza con el escalón y cae, con todo el peso del cuerpo queriendo llegar al suelo antes que nadie, y las manos, cogidas a la correa del bolso, olvidando que tienen responsabilidades en estos asuntos. Plas! Menuda leche. Las viejas y los viejos nunca tienen reparos en narrar los acontecimientos en voz alta mientras ocurren, por muy inapropiado que resulte.

—Mira esa chica, menudo tortazo se ha dado.
Todos mirando.
—Ni herida, ni nada. Sólo humillación.
Piensa Inés calculando los daños.
—¿Estás bien?
En las salas de espera cualquier acontecimiento idiota es comentado entre todos.
—Se hubiera podido matar. Es que los jóvenes van tan deprisa, ya se sabe.
—¿Qué estoy haciendo?
Se desespera Inés en la sala de espera.
—¿Es que estaba usted mareada o algo?
—No, sólo he tropezado.
—¿Seguro que se encuentra bien?
—Sí, gracias.
—¿Está usted embarazada?
—Pues la verdad, no lo sé.
—¿Que emoción verdad?
—Que peligrosos son para la criatura esos golpes. Tienes que ir con más cuidado.

Inés sale de la sala de espera. Atraviesa la puerta que da a la calle. Toma una fuerte bocanada de aire, y llevada por un impulso incontrolable corre con los ojos cerrados. Hasta que se siente volar por los aires. Un coche que no ha tenido tiempo de frenar. Cuyo conductor, al bajar del coche y verla en el suelo, no deja de decir que se le ha echado encima.”

Me encanta esta mierda. El frío. Las nubes. La gente paseando porque es un parque para pasear. Los ancianos aburridos de su vida.

“Nadie le creyó porque tenía barba de más de tres días, la voz aguda que da el carácter inseguro, y esa mirada triste que tienen los depresivos crónicos. Aunque fuera verdad, no valía la pena que lo fuera, y eso la gente de a pié lo valora mucho. Era una de esas personas a las que el resto rehuye por una extraña grima inexplicable. Se llamaba Julián y acompañó a la ambulancia cuando se llevaron a Inés. Esperó el resultado. Se enteró por los médicos, que no queriendo mantener conversación con él, no le preguntaron quién era. Inés estaba embarazada. Julián se ocupó de que avisaran a los padres de Inés, de que les contaran que estaba en coma y embarazada. Esperó a que llegaran y arrastrados por la necesidad le tomaron por el padre de su futuro nieto. Julián se dejó llevar como quién no es capaz de interrumpir a su padre cuando se enfada y riñe al primero que pasa. Humildemente dio su número de teléfono a los padres por si necesitaban algo. Humildemente visitó a Inés con cierta frecuencia. Humildemente acompañó a los padres cuando tuvieron que llevársela a casa como un vegetal. Cuando tuvieron que volver al hospital a que Inés tuviera al bebé, todavía inconsciente, allí estaba Julián. Humildemente. Con aquella humildad que le hacía tan repelente, se la llevó a su casa y cuidó de ella y del bebé, al que le puso de nombre Julián porque así lo creían conveniente los abuelos. Nunca se supo nada del padre. Pasaron los años y los abuelos murieron, contentos con la fantasía de familia feliz en la que se habían acomodado, habiendo conocido a su nieto y pensando que dentro de lo malo su hija tenía una bonita familia.
Un día, mientras su hijo Julián, de seis años, jugaba con ella a los médicos, Inés despertó: no veía nada, sólo una luz blanca. Ni siquiera pensaba nada, sólo un pensamiento indefinido y brillante. Nacer. Sentía intermitentemente a su hijo que la tocaba. Oía a su hijo parlotear jugando, como quien oye el rumor del mar. En realidad podría decirse que no había despertado si no que iba despertando. Tardó doce relajadas horas en tener conciencia de sí misma y empezar a recordar. Y a ver. Nunca nadie con más de seis meses de vida ha conocido una estupefacción constante como la de Inés. Una sorpresa incandescente que emociona, aprieta el estomago y paraliza la voz por tiempo indeterminado. Así estuvo durante un largo año.
Hasta que un día Julián, que humildemente había esperado a que ella dijera algo, la escuchó preguntar:

—¿Qué ha pasado?
Se desperezaron sus cuerdas vocales, tuvo que repetirlo varias veces. Al fin, Julián entendió.
—Hace unos ocho años te atropellé con el coche y quedaste en coma, estabas embarazada y tuviste al bebé mientras todavía estabas inconsciente, tus padres quisieron llamarle Julián, y así se llama. Unos años más tarde murieron y yo me hice cargo de ti y del niño. Hace un año despertaste, y hoy has hablado por primera vez desde hace ocho años.

Un extraño silencio se instaló entre ellos.

—¿Quién eres tú?
Preguntó entonces Inés, esperando algo más digestivo.
—Julián, el que te atropelló.
Una voz de niño interrumpió la digestión de Inés, que de milagro no murió atragantada.
—Papá, ¿mamá se ha despertado para siempre?”

Disponible.

2 comentarios

EXTRAÑA HISTORIA (mal contada)

Una persona que no dice su nombre escribió hace unos dias un post en este blog, parece ser que pidiendo ayuda/colaboración. Según he entendido despues de entrar en su blog y leer largo rato un montón de confusos textos sobre el tema, esta persona ha sufrido algo similar a la desgraciadamente conocida tortura policial. Pero no queda claro.

"Estaba esperando a una persona en la puerta de mi casa, que está en la esquina de la manzana donde se encuentra la tenencia alcaldía del Grao, y el reloj daba las 11:45, o 12:00h no recuerdo bien, mientras esperaba a dicha persona, comienzo a mirar mi cámara digital, quería ponerla al día antes de dirigirme a la taberna del oso marino.
Sin saber como llegó hasta mi, escucho a un Agente con voz cortés y educada que no saque las caras de los agentes que se encuentran a las puertas de la tenencia, custodiando la entrega de camisas, libro y cinta magdaleneros. Le aclaro, que no se preocupe, que no estoy tomando fotos. Solo corrigiendo los balances, etc. de la digital, y mirando la batería y capacidad de la tarjeta, y le propongo que vea la memoria de la ultimas fotos tomadas, cosa que no hace.
El Agente, al oír que no estoy haciendo fotos me pregunta si soy de la prensa, vamos, periodista.
Le contesto educadamente, que NO, que soy un ciudadano libre y comprometido con la Blogosffera, y que he bajado de casa a tomar unas fotos a Jordi Sevilla, para el Blog CASTELLÓN OPINA. Justo en ese momento, y sin que me pida nada, me identifico mostrándole mi DNI a la vez que le indicaba que vivo arriba, vamos que soy vecino del barrio."

"Por un momento, y después de guardar mi cartera, noto como el tono del agente, cambia, y me solicita ya el DNI PARA FORMALIZAR LA IDENTIFICACIÓN, PORQUE SE ENCUENTRA AUTORIDADES MUY IMPORTANTES."

"De un modo educado, le digo que ya se la he mostrado, que me he identificado y que no estoy haciendo fotos, que no entiendo el acoso al que estoy siendo sometido; nuevamente saco la cartera, y le muestro mi DNI, pero de un manotazo el agente me lo quita de la mano, y ahí empieza el problema: de que si a la comisaría para la denuncia que si esto que si lo otro." Creo que esto es demasiado importante para obviarlo: ¿cuándo y por qué se habla de la comisaría? ¿denunciar qué? ¿qué significa "esto y lo otro"? ¿cual es el problema exactamente?

"Finalmente, me encuentro dentro de la tenencia alcaldía donde otro agente se suma a ofrecer tensión, en lugar de calmar la idiota escena o la pendejada del triste incidente.
Esta vez, agaché las orejas, me baje los pantalones, y suplique dejar las cosas como estaban, pues aun recordaré toda la vida, cada día que pasa la injusticia cometida contra mi persona. Esta si, mucho mas grave, donde se conculcaron todos los derechos a los que nuestra Constitución nos ampara por igual a todos los españoles, y a la Carta Magna de los Derechos Humanos."

He remarcado en rojo las frases que el autor ha dejado sin explicar. Yo personalmente no entiendo nada, no comprendo cuál es el "incidente", ni cuál es la "injusticia", ni el "problema"... creo que faltan datos.

Espero que en otra ocasión este sujeto se presente diciendo su nombre, explique los hechos de forma clara y sintética, así como las personas y circunstancias relacionadas, expresándose con la máxima claridad, y centrandose en aquellos hechos y circunstancias que mayor interés y/o agravio le suscitan.

En principio apoyo la propuesta que he leído en su blog (castellonopina) de que los policias lleven cámara a modo de caja negra, y aprovecho para mostrar mi repulsa ante las actuaciones -demasiado habituales- de los policías nacionales al torturar (mucho o poco, tanto da) a los detenidos.

6 comentarios

hola, soy la gordita

video

JEFE —¿Qué coño haces todavía con eso? No quiero una puta obra de arte, quiero que termines tu trabajo. Ya!

EMPLEADO —Ni el trabajo, ni la vida, merecen la pena si no se ha de actuar como uno cree que se ha de actuar. Esto es: hacer las cosas bien.

JEFE —¡¡Me cago en la puta madre que me parió!! ¿Que habré hecho yo para tener un hijo tan soberbio y gilipollas? Mira chaval, tú mundo de ideales estará muy bien para perseguirlo, pero de momento el mundo real es éste, y si no lo asumes, si no trabajas rápido y bien y sin memeces, te vas a la puta calle y te haces filosofo, o chapero, o lo que te de la gana, pero no estés aquí dando por culo.

EMPLEADO —Yo...

JEFE —No me contestes que te ahostio! (mientras se aleja) No puedo más.