EL ATRACO (II)

...Antes de deshacer el corrillo las cuatro chicas juntan sus teléfonos móviles y se dan unos minutos de margen.

El chico esperando en la furgoneta es importunado por una vieja en un coche pequeño y rojo brillante que quiere aparcar a su lado y que pide, muy simpática e irracional, que se aparte. El chico dice que no con la cabeza pero la mujer insiste. Se niega tozudo y le indica con un gesto que hay más sitio. La mujer hace intención de bajar del coche, el móvil del chico suena, el chico intenta cogerlo y se le cae, se pone muy nervioso, hace un esfuerzo para calmarse y se repone inspirando y expirando exageradamente.

Una de las chicas lleva su carro a una zona de cosmética y similares. Sus ojos vigilantes miran a una y otra parte mientras lleva una actividad frenética metiendo algo en el carro. Una mujer se cruza con ella, mira al interior del carro y la mira a ella asustada. Al fondo del pasillo otra de las chicas espera a que ésta termine.

Los vigilantes de las cámaras miran una foto de una tía en bolas en una revista, uno comenta a otro que no puede creer que a alguien no le guste, y el otro comenta que tiene un primo gay.
-Joder! Que suerte tienes tío. Yo no he conocido nunca a ninguno, o sea que no me acabo de creer que existan de verdad. A ver si te lo traes y consigo comprenderle.
–Yo creo que después de hablar contigo se volvería normal.
-¿No es normal?
En ese momento suena una alarma interna.

El chico en la furgoneta deja de inspirar tipo kung-fu súbitamente y acciona la llave que arranca el motor, mira hacia atrás y alarga el brazo, abre la puerta lateral trasera y acelera chillando ruedas, la viejecita le da las gracias.

Las chicas han dejado la estantería vacía. Una de ellas al no conseguir llenar el carro ha pedido a un reponedor muy jovencito que le sacara compresas.

Cuando las cuatro se acercan a las cajas con los carros rebosantes de compresas de todas las marcas la música que surge del hilo musical es "You Know I'm No Good" de Amy Winehouse. Una a una se acercan a las cajeras que, como hechizadas, no pueden apartar sus ojos de esas montañas de compresas que se zarandean dentro de cada carrito de la compra.
Cruzan una mirada en busca de complicidad con las chicas uniformadas que parecer tardar una eternidad en llegar y salen sin pagar los paquetes de compresas. Una de nuestras chicas mientras empuja el carro saca el teléfono, pulsa dos veces la tecla de llamada, y lo guarda.

La alarma interna suena de fondo. Dos guardias de seguridad se acercan hacia ellas desde el fondo del pasillo.

Las chicas se miran, aprietan sus manos a la barra del carrito, miran atrás, tensión en los brazos, empujón, chirrido de ruedas y comienza la carrera.

Los guardias corren agarrándose las porras.

(Contiuará...)

btemplates

8 comentarios:

Mina dijo...

PREGUNTA: Es un cuento o el guión de un anuncio?
(no se sienta usted ofendido si he metido la pata).

(que feo es averiguar que me cotilleas y no me comentas...)

yo dijo...

RESPUESTA: Es un antiguo guión para un corto. Creo que a la historia le gustaría ser un cuento, pero... es verdad que parece un anuncio.

(sabía que te darías cuenta, pero es que parece un sitio tan íntimo, y yo no conozco a nadie...)

Mina dijo...

(Me quedé en la época prepuber.
Es que me comenta cada uno... uuuu... Entra y pon orden y decoro)

yo dijo...

Modérame

óscar parra dijo...

Fili, últimamente me estiy estrujando a escribir y nadie comenta nada.
Me podrías poner algo de comentarios, que tus opiniones son muy válidas.

Olaf dijo...

Nos tienes a todos en vilo con tu historia... métele unos giro guapos allí!!! Sigue enganchándonos!!!

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

eso, un giro. Propongo que entre george bush padre por la puerta con una recortada, se quite la máscara y aparezca bush hijo, se quite la máscara y aparezca obama, se quite la máscara y aparezca martín y entonces lleguen los de inmigracion y se lo lleven a guantánamo que se ha convertido en una escuela de cine donde pueda dar más clases. Entonces llegaran 3 tipos con pinta de guionistas en `paro (Tu, Olaf y yo) y le reventarán la clase gritándole cosas como" eh McFly, hay alguien ahí?", es en ese preciso instante cuando Orlando entrará (dando un giro al giro realmente dramático)
y empezará a hablar de tarkowski y de los precursores rusos y toda la humanidad se quedará dormida. Los extraterrestres, satisfechos por fin de dar por concluído su experimento, nos robarán los sueños a todos.

martin dijo...

ja, está mejorando. Esperaba que las muchachas dijeran algo así como "sincronicemos los relojes".
Me reí mucho con lo del gay aunque tal vez le sobre alguna línea de diálogo del final a esa conversación de los seguratas, en mi humilde opinión.