EL ATRACO (I)

En el parking de un hipermercado cuatro chicas demasiado jóvenes y un chico (una de ellas con un pasamontañas puesto) discuten si entran por una puerta o por otra, luego sobre si entran con los pasamontañas puestos o si se los ponen dentro, o si no hacen falta porque hay que dar la cara. Discuten finalmente sobre si habría que premeditarlo más o si debe ser algo espontáneo.

Las cuatro chicas avanzan con pasos seguros y firmes hacia la puerta del hipermercado, una se abrocha la chaqueta, otra se ajusta el cinturon, las otras dos se miran a los ojos compartiendo tensión y agallas. Sus caderas se mueven al compás, las cuatro avanzan decididas hacia la puerta principal.
Antes de cruzar la puerta una de ellas les corta el paso a las demás, su expresión aclara que se le ha ocurrido algo.

El chico está nervioso con la furgoneta en marcha, pendiente del móvil.

Dentro del hipermercado las chicas avanzan ahora arrastrando un carrito de la compra cada una por el pasillo principal búscando la entrada, los chicos en las cajas les miran andar con paso firme, con las barbillas levantadas, se sienten peligrosas e imponentes, ellas les echan miradas amenazadoras, les hacen un guiño o les ignoran.

El guardia de seguridad habla con una azafata en el punto de acceso y ni las ve entrar. Las chicas cruzan la barrera de apertura automática que separa el pasillo principal exterior del interior del hipermercado. Al adentrarse un poco se detienen para hacer corrillo.

"Pasando de las cajas rápidas. Vale? Cojed todas las que podáis."

(continuará...)

btemplates

3 comentarios:

Mina dijo...

vale, pero cuándo?

—fili dijo...

ahora!

martin dijo...

gran principio...
sigo, sigo